Bienvenido al curso online de cálculo mental
INSTRUCCIONES BÁSICAS PARA SEGUIR EL CURSO

1) ¿Cómo se estructura el curso y qué hacer con cada contenido?

– Técnicas de Relajación y concentración
Una vez que te familiarices con los diferentes ejercicios, es ideal que le dediques unos minutos al día (entre 10 y 30, dependiendo de tus necesidades) a realizar estos ejercicios de concentración. Y esto puede ser, vayas o no a ejercitarte luego con el resto de simuladores, puedes hacerlo simplemente por placer o necesidad del momento.

– Simulador de entrenamiento básico
Simulador que potencia la rapidez visual, la agilidad mental y, en definitiva tus conexiones neuronales. Por supuesto, al tratarse de sumas, también fortalece tu cálculo mental (recuerda que la suma es la base del resto de operaciones aritméticas y, por tanto, la que más trataremos de mejorar).

– Cálculo mental y simuladores para potenciar las operaciones aritméticas
En este apartado te expongo las mejores técnicas para potenciar las distintas operaciones de cálculo. Una vez que domines el método, tienes los simuladores para poder entrenarte y mejorar en base a ello.

2) ¿Cuánto dura el curso y qué tiempo conviene dedicar al entrenamiento?

– El curso tiene una duración de tres o seis meses.
– Lo recomendable es ejercitarse regularmente, siendo recomendable unas cinco horas a las semana (en este sentido estaría bien unos 40 minutos diarios y 5 días/semana.

Recuerda que es fundamental la constancia para toda mejora que pretendamos.

Por supuesto organízate según mejor te vaya.

3) ¿Cómo distribuir éste tiempo de entrenamiento?

– Lo recomendable es hacer un poco de cada uno de los tres bloques: unos 15 minutos dedicados a la relajación-concentración, utilizando el simulador que consideres.
Otros 10 minutos serían para ejercitar con el simulador básico.

Los últimos 15 minutos a la práctica de las distintas operaciones aritméticas, aprendizaje de la técnica y entrenamiento con los simuladores

Aunque esto, lo recomendable, puedes por supuesto, hacer uno o dos de estos bloques

• Cerebro

RELAJACIÓN Y CONCENTRACIÓN

La observación de la naturaleza y la meditación han generado el arte. (Marco Tulio Cicerón)

El estado natural del ser humano cuando no siente dolor y sus necesidades básicas están cubiertas es el de la relajación, prueba de ello es observar durante un rato a un recién nacido que está sano, alimentado, limpio y con una temperatura ambiental adecuada y ver el estado apacible en que se encuentra.

Pero ese estado por desgracia no suele ser el habitual a medida que vamos creciendo. Una manera muy común que tiene la gente de evitar ponerse en contacto con las emociones es tensar, inconscientemente los músculos. Se van formando zonas corporales que hacen las veces de coraza.
BENEFICIOS DE LA RELAJACIÓN

Dedicar unos minutos a la relajación diaria es de suma importancia para mantener la salud física, mental y emocional. Estos son los beneficios que la práctica de la relajación aporta a nuestro organismo:

• Disminución de la ansiedad
• Aumento de la capacidad de enfrentar situaciones estresantes
• Estabilización de las funciones cardiaca y respiratoria
• Aumento de la velocidad de reflejos.
• Aumento de capacidad de concentración y de la memoria.
• Aumento de la eficiencia en la capacidad de aprendizaje.
• Incremento de la habilidad para relajarse cada vez que lo necesite esté donde esté.
• Sintonización armónica de la mente y el cuerpo.
• Aumento de la capacidad de reflexión.
• Aumento de la tendencia natural de conocerse a sí mismo.
• Aumento de la disposición del organismo a curarse a sí mismo.
• Incremento de la capacidad creativa.
• Mejor disposición para tratar a gente “tóxica” (Personas que nos invitan a sentirnos mal).
• Aumento considerable de capacidad de visualización interna dirigida.
• Aumento de la facilidad de pensar en positivo.
• Tendencia creciente a vernos a nosotros mismos de forma positiva.
• Aumento de la confianza en sí mismo.
• Aumento de la temperatura cutánea.
• Disminución de la tensión arterial.
• Mejora en la circulación sanguínea.
• Normalización de la respiración.
• Modificaciones electroence-falográficas ondas Beta a ondas Alfa.
• Sensación eliminación de tensiones.
• Aumento recuperación física y mental.
• Aumento de la oxigenación cerebral.
• Ensanchamiento campo conciencia.
• Mejora en la calidad del sueño.
• Mayor facilidad para recordar los sueños acontecidos mientras se duerme.

Las matemáticas son una gimnasia del espíritu y una preparación para la filosofía. (Isócrates)

“Concentrarse es fijar la mente en un punto con exclusión de cualquier otro”

Cuando en 1.998 debuté en Televisión, en el conocido programa “Qué Apostamos”, de T.V.E., empecé a darme cuenta de que aparte de calcular muy rápido, algo que se logra con entrenamiento mental, lo más importante en el desarrollo de mi trabajo de calculista ultrarrápido era el hecho de concentrarse aun en las situaciones más complicadas (puedo asegurar que un plató de televisión en directo es de las situaciones más difíciles que se pueden dar).

Toda nuestra vida es un constante ejercicio de concentración. Igual que solamente somos capaces de hacer una cosa a la vez, deberíamos tener siempre una sola idea en la mente: la idea de aquello que estamos haciendo en un momento determinado.

Todo el mundo posee cierta capacidad de concentración, pero para la evolución intelectual y espiritual es preciso desarrollar esta facultad hasta un grado muy alto. El genio, aparte de sus capacidades innatas, no es sino una persona con una absoluta capacidad de concentración.

La concentración comienza con el control de los sentidos. Los sentidos son como boquetes por los que se escapa en torrente nuestro flujo mental, creándose así una corriente hacia lo exterior, que inestabiliza la mente e impide nuestra concentración. El flujo mental se precipita entonces hacia la nada por los cauces del hábito, arrastrando consigo un enorme e inútil caudal de energía. Para controlar esta fuga constante de energía es preciso entonces colocar un juego de válvulas que regulen el paso de los sentidos, dejando salir sólo aquella energía que sea precisa en determinados momentos y, teniendo la posibilidad de cerrar esas válvulas de tal forma que concentremos toda esa energía en propósitos introspectivos.

Este juego de válvulas que regula el paso de la mente hacia lo exterior es la disciplina de los sentidos, el entrenamiento para hacer la mente introspectiva.

El mayor problema al que se ve sometido el estudiante es el de la concentración, 10 minutos de concentración son más útiles en el estudio que 2 horas sin estarlo. Es, por ello, imprescindible trabajar las técnicas para conseguir dirigir a nuestra mente hacia esta capacidad, merece la pena y, sobre todo:

¡¡Si quieres puedes!!
10 minutos de concentración son más útiles en el estudio que 2 horas sin estarlo

La observación de la naturaleza y la meditación han generado el arte. (Marco Tulio Cicerón)

Aunque no recuerdo la edad exacta en que aprendí a calcular, sí sé que fue hacia los 6 años de edad y que pronto sentí como aquellos entes, los números, se aparecían en mi cabeza de forma constante y precisa.

Jugaba a las cartas con mi padre y hermanos, y al final de cada partida contaba los puntos con cada vez más soltura. A partir de esto, pronto empezaba a establecer estrategias para jugar amparándome en la armonía y precisión que los números conllevan.

Siempre viajaban en mi cabeza, jugaba con ellos constantemente y sin darme cuenta los empezaba a ver como a mis amigos. Unos amigos que nunca fallaban, porque son perfectos.

Si tenía una situación que me hacía sentir triste, o me estresaba, o me ponía nervioso, mi cabeza siempre tendía a ocuparse con ellos. Esto me ayudaba a relajarme y a concentrarme.

Esto lo sigo haciendo, cuando algo me agobia y no quiero pensar en ello, pues me pongo a elevar números a “X” potencia.

De pequeñito lo hacía, claro que ahora es más complejo. Pero es que, como todos sabemos, para llegar a lo más complejo, hay que pasar antes por lo más sencillo. En las matemáticas no existen los atajos; no suelen existir, de hecho, en ningún gran logro humano. Que ya lo decía Euclides hace muchos siglos:

Cuando el rey egipcio Ptolomeo I (306-283 a.C.) empezó a leer la famosa obra de Euclides, “Los Elementos”, se cansó enseguida porque le costaba mucho trabajo seguir los largos y minuciosos razonamientos. Mandó llamar a Euclides y le preguntó si existía alguna vía más corta y menos trabajosa. La respuesta de Euclides fue:

“En las Matemáticas no existen caminos reales”.

Pues eso, que en todo hay que ser constantes y pasar por lo más sencillo para llegar a lo más complejo. Para caminar 1.000 kilómetros, hay que empezar por el primer paso, que diría el proverbio chino.

Cuando quería relajarme u ocupar mi cabeza, o simplemente sin pretender nada de esto, sólo por placer, empezaba a jugar con números mentalmente.

Mi primer juego era el de sumar progresivamente los números. O sea,
1 + 2 +3 + 4 + 5 + 6 + 7 + 8 + 9 + 10 + 11 …

Una vez llegué a sumar hasta el 300 de esta forma, a toda velocidad. El resultado se puede calcular multiplicando, pero bueno, esto me gustaba y me relajaba. Y, huelga decirlo, me ha hecho agilizar la capacidad de cálculo.

Otro de mis juegos iniciales, y que te recomiendo practicar para agilizar la capacidad de cálculo, es doblar números consecutivamente (en forma de potencias).

Por ejemplo: 2 – 4 – 8 – 16 – 32 – 64 – 128 …
Hacer estos cálculos mentales son una técnica de concentrarse estupenda, de evadirse del resto del mundo y, además, agilizan la capacidad de cálculo de manera sorprendente.

Prueba cuando estés en tensión:
Cierra los ojos y elimina lentamente lo que te está tensando. Inspira y expira varias veces seguidas. A continuación deja que los números aparezcan en tu mente.

Primero el 1
Luego el 2
Seguimos doblando … 4
8
16
32
64
128
No dejes de practicarlo, y ánimo. No olvides nunca que el calcular rápido se consigue no rehuyendo el tema, con la práctica, tan sencillo como eso.

 

CÓMO HUIR DEL ESTRÉS

En muchas ocasiones el ritmo de vida al que estamos sometidos nos genera no poco estrés, siempre condicionados por el tiempo, que nos controla a nosotros en lugar de controlarlo nosotros a él.

Personalmente, tengo muy claro que huir del estrés en la medida en la que se pueda es fundamental para alcanzar un alto grado de satisfacción en nuestra vida.

Es muy típico ver como mucha gente va con prisa mientras conduce y, en no pocas ocasiones, se cometen imprudencias por ganar unos minutos, algo que resulta verdaderamente ridículo en tiempo, pero que es un claro ejemplo de cómo el estrés domina la situación.

A veces es inevitable ir de un sitio para otro sin tener mucha opción de pararse a pensar. De todas formas, es fundamental saber que el dicho “vísteme despacio que tengo prisa” es más que acertado. Otras veces quiere aparecer el estrés cuando no hay motivos aparentes para ello. En estas situaciones, también en las otras, tengo muy claro que no puede dominarme bajo ningún pretexto.

Por ejemplo, cuando estoy comiendo hay momentos en los que tiendo a pensar en lo que después tengo que hacer. Aquí me obligo a que eso no sea así. Me paro unos segundos a pensar e inmediatamente ralentizo mis movimientos, cogiendo con lentitud la cuchara o tenedor y llevándola a un ritmo ralentizado a la boca, masticando despacio.

Es cuestión de ralentizar tus movimientos, reducir la velocidad a la que comes o hablas, ir como a cámara lenta. De esta forma estarás evitando que aparezca esa sensación tan angustiosa y estresante.

Practica con nuestra sesión de relajación para combatir el estrés:

COMBATE LOS NERVIOS
Los nervios son una forma de autodefensa ante una situación de riesgo o temor. Si conseguimos quitarnos ese miedo, los nervios desaparecerán o se reducirán notablemente.

Si nos encontramos ante un examen o ante cualquier tema que nos provoque nerviosismo es más que probable que nos bloqueemos y esto nos haga rendir menos de lo que podríamos, poniendo en riesgo información que tengamos memorizada o habilidades que hayamos adquirido.

Es importante, pues, evitar que los nervios aparezcan y, si lo hiciesen, que sea en la menor medida posible. El que consigas dominar los nervios a través de formas de autocontrol hará que no pierdas la sensación de seguridad y de confianza en ti mismo.

Una forma sencilla y efectiva de luchar contra la tensión nerviosa sería realizar el siguiente ejercicio, que te permitirá controlar los músculos del cuerpo, que es lo primero que hay que hacer:

Siéntate lo más cómodo posible, inmóvil, y afloja todo tu cuerpo. Aleja todos tus pensamientos y trata de dejar, poco a poco, la mente en blanco.
Respira profundamente 6 ó 7 veces. Inspira y expira, Inspira y expira … de forma lenta y llenando y expulsando todo el aire de tus pulmones. Tu cuerpo se vuelve pesado, cada vez más pesado …
Poco a poco vas sintiendo que nada te disgusta, tu cuerpo se sigue aflojando y el bienestar llega. Interiormente aflora una sensación de agrado …
Estás en tu mundo interior, aislado del exterior, y cada vez te vas sintiendo mejor, más fuerte y positivo…

Escucha la sesión de relajación:

5. EJERCICIOS DE RELAJACIÓN

Dado lo importante que es relajarse (algo que va unido a la concentración), te voy a sugerir varios ejercicios de autoayuda. Te recomiendo que los practiques y utilices así el que más se adapte a tus características.

ÁNIMO Y A RELAJARSE

– INSTRUCCIONES ANTES DE COMENZAR CON LAS SESIONES DE RELAJACIÓN:

– PARA CONCILIAR EL SUEÑO:

– APRENDAMOS A RESPIRAR CORRECTAMENTE:

– 1ª SESIÓN DE RELAJACIÓN:

– 2ª SESIÓN DE RELAJACIÓN:

+ RELAJACIÓN

La observación de la naturaleza y la meditación han generado el arte. (Marco Tulio Cicerón)

El estado natural del ser humano cuando no siente dolor y sus necesidades básicas están cubiertas es el de la relajación, prueba de ello es observar durante un rato a un recién nacido que está sano, alimentado, limpio y con una temperatura ambiental adecuada y ver el estado apacible en que se encuentra.

Pero ese estado por desgracia no suele ser el habitual a medida que vamos creciendo. Una manera muy común que tiene la gente de evitar ponerse en contacto con las emociones es tensar, inconscientemente los músculos. Se van formando zonas corporales que hacen las veces de coraza.
BENEFICIOS DE LA RELAJACIÓN

Dedicar unos minutos a la relajación diaria es de suma importancia para mantener la salud física, mental y emocional. Estos son los beneficios que la práctica de la relajación aporta a nuestro organismo:

• Disminución de la ansiedad
• Aumento de la capacidad de enfrentar situaciones estresantes
• Estabilización de las funciones cardiaca y respiratoria
• Aumento de la velocidad de reflejos.
• Aumento de capacidad de concentración y de la memoria.
• Aumento de la eficiencia en la capacidad de aprendizaje.
• Incremento de la habilidad para relajarse cada vez que lo necesite esté donde esté.
• Sintonización armónica de la mente y el cuerpo.
• Aumento de la capacidad de reflexión.
• Aumento de la tendencia natural de conocerse a sí mismo.
• Aumento de la disposición del organismo a curarse a sí mismo.
• Incremento de la capacidad creativa.
• Mejor disposición para tratar a gente “tóxica” (Personas que nos invitan a sentirnos mal).
• Aumento considerable de capacidad de visualización interna dirigida.
• Aumento de la facilidad de pensar en positivo.
• Tendencia creciente a vernos a nosotros mismos de forma positiva.
• Aumento de la confianza en sí mismo.
• Aumento de la temperatura cutánea.
• Disminución de la tensión arterial.
• Mejora en la circulación sanguínea.
• Normalización de la respiración.
• Modificaciones electroence-falográficas ondas Beta a ondas Alfa.
• Sensación eliminación de tensiones.
• Aumento recuperación física y mental.
• Aumento de la oxigenación cerebral.
• Ensanchamiento campo conciencia.
• Mejora en la calidad del sueño.
• Mayor facilidad para recordar los sueños acontecidos mientras se duerme.

+ CONCENTRACIÓN

Las matemáticas son una gimnasia del espíritu y una preparación para la filosofía. (Isócrates)

“Concentrarse es fijar la mente en un punto con exclusión de cualquier otro”

Cuando en 1.998 debuté en Televisión, en el conocido programa “Qué Apostamos”, de T.V.E., empecé a darme cuenta de que aparte de calcular muy rápido, algo que se logra con entrenamiento mental, lo más importante en el desarrollo de mi trabajo de calculista ultrarrápido era el hecho de concentrarse aun en las situaciones más complicadas (puedo asegurar que un plató de televisión en directo es de las situaciones más difíciles que se pueden dar).

Toda nuestra vida es un constante ejercicio de concentración. Igual que solamente somos capaces de hacer una cosa a la vez, deberíamos tener siempre una sola idea en la mente: la idea de aquello que estamos haciendo en un momento determinado.

Todo el mundo posee cierta capacidad de concentración, pero para la evolución intelectual y espiritual es preciso desarrollar esta facultad hasta un grado muy alto. El genio, aparte de sus capacidades innatas, no es sino una persona con una absoluta capacidad de concentración.

La concentración comienza con el control de los sentidos. Los sentidos son como boquetes por los que se escapa en torrente nuestro flujo mental, creándose así una corriente hacia lo exterior, que inestabiliza la mente e impide nuestra concentración. El flujo mental se precipita entonces hacia la nada por los cauces del hábito, arrastrando consigo un enorme e inútil caudal de energía. Para controlar esta fuga constante de energía es preciso entonces colocar un juego de válvulas que regulen el paso de los sentidos, dejando salir sólo aquella energía que sea precisa en determinados momentos y, teniendo la posibilidad de cerrar esas válvulas de tal forma que concentremos toda esa energía en propósitos introspectivos.

Este juego de válvulas que regula el paso de la mente hacia lo exterior es la disciplina de los sentidos, el entrenamiento para hacer la mente introspectiva.

El mayor problema al que se ve sometido el estudiante es el de la concentración, 10 minutos de concentración son más útiles en el estudio que 2 horas sin estarlo. Es, por ello, imprescindible trabajar las técnicas para conseguir dirigir a nuestra mente hacia esta capacidad, merece la pena y, sobre todo:

¡¡Si quieres puedes!!
10 minutos de concentración son más útiles en el estudio que 2 horas sin estarlo

+ RELAJACIÓN Y CONCENTRACIÓN

La observación de la naturaleza y la meditación han generado el arte. (Marco Tulio Cicerón)

Aunque no recuerdo la edad exacta en que aprendí a calcular, sí sé que fue hacia los 6 años de edad y que pronto sentí como aquellos entes, los números, se aparecían en mi cabeza de forma constante y precisa.

Jugaba a las cartas con mi padre y hermanos, y al final de cada partida contaba los puntos con cada vez más soltura. A partir de esto, pronto empezaba a establecer estrategias para jugar amparándome en la armonía y precisión que los números conllevan.

Siempre viajaban en mi cabeza, jugaba con ellos constantemente y sin darme cuenta los empezaba a ver como a mis amigos. Unos amigos que nunca fallaban, porque son perfectos.

Si tenía una situación que me hacía sentir triste, o me estresaba, o me ponía nervioso, mi cabeza siempre tendía a ocuparse con ellos. Esto me ayudaba a relajarme y a concentrarme.

Esto lo sigo haciendo, cuando algo me agobia y no quiero pensar en ello, pues me pongo a elevar números a “X” potencia.

De pequeñito lo hacía, claro que ahora es más complejo. Pero es que, como todos sabemos, para llegar a lo más complejo, hay que pasar antes por lo más sencillo. En las matemáticas no existen los atajos; no suelen existir, de hecho, en ningún gran logro humano. Que ya lo decía Euclides hace muchos siglos:

Cuando el rey egipcio Ptolomeo I (306-283 a.C.) empezó a leer la famosa obra de Euclides, “Los Elementos”, se cansó enseguida porque le costaba mucho trabajo seguir los largos y minuciosos razonamientos. Mandó llamar a Euclides y le preguntó si existía alguna vía más corta y menos trabajosa. La respuesta de Euclides fue:

“En las Matemáticas no existen caminos reales”.

Pues eso, que en todo hay que ser constantes y pasar por lo más sencillo para llegar a lo más complejo. Para caminar 1.000 kilómetros, hay que empezar por el primer paso, que diría el proverbio chino.

Cuando quería relajarme u ocupar mi cabeza, o simplemente sin pretender nada de esto, sólo por placer, empezaba a jugar con números mentalmente.

Mi primer juego era el de sumar progresivamente los números. O sea,
1 + 2 +3 + 4 + 5 + 6 + 7 + 8 + 9 + 10 + 11 …

Una vez llegué a sumar hasta el 300 de esta forma, a toda velocidad. El resultado se puede calcular multiplicando, pero bueno, esto me gustaba y me relajaba. Y, huelga decirlo, me ha hecho agilizar la capacidad de cálculo.

Otro de mis juegos iniciales, y que te recomiendo practicar para agilizar la capacidad de cálculo, es doblar números consecutivamente (en forma de potencias).

Por ejemplo: 2 – 4 – 8 – 16 – 32 – 64 – 128 …
Hacer estos cálculos mentales son una técnica de concentrarse estupenda, de evadirse del resto del mundo y, además, agilizan la capacidad de cálculo de manera sorprendente.

Prueba cuando estés en tensión:
Cierra los ojos y elimina lentamente lo que te está tensando. Inspira y expira varias veces seguidas. A continuación deja que los números aparezcan en tu mente.

Primero el 1
Luego el 2
Seguimos doblando … 4
8
16
32
64
128
No dejes de practicarlo, y ánimo. No olvides nunca que el calcular rápido se consigue no rehuyendo el tema, con la práctica, tan sencillo como eso.

 

CÓMO HUIR DEL ESTRÉS

En muchas ocasiones el ritmo de vida al que estamos sometidos nos genera no poco estrés, siempre condicionados por el tiempo, que nos controla a nosotros en lugar de controlarlo nosotros a él.

Personalmente, tengo muy claro que huir del estrés en la medida en la que se pueda es fundamental para alcanzar un alto grado de satisfacción en nuestra vida.

Es muy típico ver como mucha gente va con prisa mientras conduce y, en no pocas ocasiones, se cometen imprudencias por ganar unos minutos, algo que resulta verdaderamente ridículo en tiempo, pero que es un claro ejemplo de cómo el estrés domina la situación.

A veces es inevitable ir de un sitio para otro sin tener mucha opción de pararse a pensar. De todas formas, es fundamental saber que el dicho “vísteme despacio que tengo prisa” es más que acertado. Otras veces quiere aparecer el estrés cuando no hay motivos aparentes para ello. En estas situaciones, también en las otras, tengo muy claro que no puede dominarme bajo ningún pretexto.

Por ejemplo, cuando estoy comiendo hay momentos en los que tiendo a pensar en lo que después tengo que hacer. Aquí me obligo a que eso no sea así. Me paro unos segundos a pensar e inmediatamente ralentizo mis movimientos, cogiendo con lentitud la cuchara o tenedor y llevándola a un ritmo ralentizado a la boca, masticando despacio.

Es cuestión de ralentizar tus movimientos, reducir la velocidad a la que comes o hablas, ir como a cámara lenta. De esta forma estarás evitando que aparezca esa sensación tan angustiosa y estresante.

Practica con nuestra sesión de relajación para combatir el estrés:

COMBATE LOS NERVIOS
Los nervios son una forma de autodefensa ante una situación de riesgo o temor. Si conseguimos quitarnos ese miedo, los nervios desaparecerán o se reducirán notablemente.

Si nos encontramos ante un examen o ante cualquier tema que nos provoque nerviosismo es más que probable que nos bloqueemos y esto nos haga rendir menos de lo que podríamos, poniendo en riesgo información que tengamos memorizada o habilidades que hayamos adquirido.

Es importante, pues, evitar que los nervios aparezcan y, si lo hiciesen, que sea en la menor medida posible. El que consigas dominar los nervios a través de formas de autocontrol hará que no pierdas la sensación de seguridad y de confianza en ti mismo.

Una forma sencilla y efectiva de luchar contra la tensión nerviosa sería realizar el siguiente ejercicio, que te permitirá controlar los músculos del cuerpo, que es lo primero que hay que hacer:

Siéntate lo más cómodo posible, inmóvil, y afloja todo tu cuerpo. Aleja todos tus pensamientos y trata de dejar, poco a poco, la mente en blanco.
Respira profundamente 6 ó 7 veces. Inspira y expira, Inspira y expira … de forma lenta y llenando y expulsando todo el aire de tus pulmones. Tu cuerpo se vuelve pesado, cada vez más pesado …
Poco a poco vas sintiendo que nada te disgusta, tu cuerpo se sigue aflojando y el bienestar llega. Interiormente aflora una sensación de agrado …
Estás en tu mundo interior, aislado del exterior, y cada vez te vas sintiendo mejor, más fuerte y positivo…

Escucha la sesión de relajación:

5. EJERCICIOS DE RELAJACIÓN

Dado lo importante que es relajarse (algo que va unido a la concentración), te voy a sugerir varios ejercicios de autoayuda. Te recomiendo que los practiques y utilices así el que más se adapte a tus características.

ÁNIMO Y A RELAJARSE

– INSTRUCCIONES ANTES DE COMENZAR CON LAS SESIONES DE RELAJACIÓN:

– PARA CONCILIAR EL SUEÑO:

– APRENDAMOS A RESPIRAR CORRECTAMENTE:

– 1ª SESIÓN DE RELAJACIÓN:

– 2ª SESIÓN DE RELAJACIÓN:

SIMULADOR BÁSICO

En este apartado tienes el que he llamado simulador básico. Con él, podrás mejorar tu rapidez visual, fortalecer tu mente de manera notable, y desarrollar tu capacidad de cálculo. Y ello de una forma divertida.

Es importante que practiques unos 10-15 minutos diarios con este simulador, y recomiendo que sea tras aplicar alguna de las técnicas de relajación-concentración (también puedes practicarlo en ese momento aunque no vayas a realizar ningún ejercicio para concentrarte).

Empieza adaptando la velocidad de aparición de los números a tu propia rapidez de cálculo, y periódicamente vas aumentando la dificultad, poco a poco y con pasos firmes. Durante la duración del curso, sube la dificultad progresivamente, y anota tus progresos.

Con el número de dígitos y el número de sumas haz lo mismo, empieza por lo más básico y vete poco a poco probándote con sumas de dos dígitos, y con la cantidad de ellas a realizar.

Como puedes ver, es un simulador de sumas, que resulta ser la operación aritmética fundamental para que puedas mejorar el resto de operaciones.

Por último, insisto en algo, no dejes de ser constante, y disfruta del cálculo mental, plantéatelo como un juego y pierde el miedo a los números.